El Deportivo ascensor

A tres jornadas para el final de la campaña 62/63, el Deportivo caminaba hacia el descenso matemático a la Segunda División del fútbol español. Una milagrosa reacción en los tres últimos partidos, que ganó 1-3 en San Mamés, 0-1 en Mestalla y 2-1 al Betis en Riazor, evitaron el descenso directo y dieron algo de esperanza a la parroquia blanquiazul.

El Deportivo tendría que jugarse la continuidad en Primera en la promoción contra el Levante, que luchaba por subir por primera vez en su historia a la máxima categoría del fútbol español. Riazor vivió el encuentro de ida, en el que los coruñeses perderían por 1 gol a 2 tras fallar un penalti Veloso, el mejor jugador de aquel Deportivo.

En la vuelta, se repitió la misma historia, el Deportivo caía por 2-1 en Valencia y esta vez era Montalvo el que marraba otra pena máxima. Dos goles que hubieran empatado la eliminatoria entre gallegos y levantinos. Los valencianos ascendieron por primera vez a Primera, y el Dépor, caía de nuevo a la Segunda División.

A la temporada siguiente, el técnico encargado de devolver al Dépor a Primera sería el argentino Roque Olsen. Y empezaría bien. El conjunto herculino encadenó diez jornadas invicto, consiguiendo victorias importantes ante la Real Sociedad o el Sporting de Gijón. Pero la más destacada fue un 2 a 7 al Badalona, con tres goles del gran Veloso, que siendo ya internacional, se proclamaría ese año pichichi de Segunda.

El Deportivo de Olsen seguiría su estela firme, venciendo por 1 a 3 en Anoeta ante la Real, y pudiendo conseguir, en Riazor, y a falta de tres jornadas… el ascenso a Primera, ante un rival muy apetecible. El Celta.

Aún faltando otros dos encuentros, si el Dépor ganaba, retornaba a Primera, hiciese lo que hiciese el Sporting, segundo clasificado. Riazor registró en el importante derbi una gran entrada, y el equipo no defraudó. A los 15 minutos ya vencía por 1 a 0, gol de Lamelo, redondeado por Loureda antes del descanso. El Celta marcó al poco de comenzar la segunda parte, pero el Deportivo mantuvo el resultado y ascendió a Primera División.

Olsen fue manteado en el estadio, y la afición celebró con gran júbilo el retorno a la máxima categoría. La fiesta continuó en verano, con la celebración del decimonoveno Teresa Herrera. El Deportivo superó al Oporto por 2 a 0, y se enfrentaría al Sporting de Lisboa en la final. Veloso en dos ocasiones, Loureda y Lamelo, darían el título al Deportivo, cerrando la herida dejada por el Levante un año antes.

Palabra de Riazor

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Diego Villaverde

Neste blog atoparás o que no sae escrito nos medios. Como xornalista, escritor, emprendedor e camareiro, comprenderás que teño moitas cousas que contar. ¿O que pretendo? Romper fronteiras e estreitar lazos coas persoas. ¿Sinxelo verdade?

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará