Dic 2, 2010 - Palabra de Riazor    No Comments

Albert Luque

Tras ganar la Liga en el año 2000, el Deportivo comenzó una serie de exitosas participaciones en la máxima competición continental, la UEFA Champions League.

Poco a poco, los de Irureta fueron cosechando pequeñas grandes gestas, como el 4-3 al París Saint Germain, con hat trick de Pandiani tras ir perdiendo 0-3, la doble victoria al Manchester en Riazor por 2 a 1 y en Old Trafford por 2 a 3, el 3-0 al Arsenal o el 2 a 0 a la Juventus.

Albert Luque no participó de estas hazañas deportivistas. Llegó poco después, en la temporada 2002-2003, procedente del Mallorca, donde ya había coincidido con Diego Tristán. En su primera temporada, Luque participó en la histórica victoria en Munich sobre el Bayern, por 2 goles a 3, con un Makaay espectacular, asistido brillantemente por Valerón.

Aquel año se perdería en Riazor ante el Milán por 0 a 4, pero el Dépor lograría vengarse en la vuelta en San Siro, venciendo por 1 a 2 con goles de Makaay y Tristán, lo que situaba al Dépor en la siguiente ronda. Allí esperaban el Manchester y la Juve, que eliminaría al conjunto herculino de la segunda fase de grupos en el minuto 93.

Entremedias, Luque participaba en el 3 a 0 al Celta y anotaba un tanto en el 6 a 0 al Alavés. Al final de aquella temporada, Albert Luque también participaría del último partido de Donato como deportivista, anotando uno de los goles ante el Espanyol en la victoria por 2 a 1.

Al año siguiente, llegó la explosión de Luque en el Deportivo. En previa de Champions, un gol del catalán clasificó al Dépor un año más. Tras empatar a ceros en Rosenborg, Luque certificó el pase en Riazor con un tempranero gol, marca de la casa, cañonazo desde fuera del área.

El Deportivo debutaría en Atenas, empatando a un gol con el AEK. Luego vendrían las victorias por 2-0 al PSV y por 1-0 al Mónaco. Allí, en Mónaco, entraría el Dépor una vez más en la historia de la Champions, pero esta vez en el lado negativo, al recibir una goleada exagerada, excesiva, de esas que se dan una vez en la vida. El Mónaco de Prso derrotaba por 8 a 3 a un Dépor que vestiría una de las camisetas más feas que se le recuerdan.

Luque anotaría uno de los tres goles que el Dépor le endosó al AEK en la quinta jornada de la Champions. La derrota en Eindhoven por 3 a 2 no evitó que el Dépor pasase a la siguiente fase, los octavos de final. Allí esperaba la Juventus de Turín, que el año anterior había dejado al Dépor en la cuneta.

En Liga, Luque agrandaba su cariño entre los seguidores del Dépor anotando un gol en el doloroso 0 a 5 al Celta en Balaídos. Entonces llegaron los grandes momentos de Luque, con la Champions siempre como escenario. Primero, en Riazor, ante la Juve.

En la ida de los octavos de final, Luque enganchaba una impresionante volea que daba ventaja a los gallegos frente a la Vecchia Signora. En la vuelta, el Deportivo repetiría victoria por la mínima, pasando a cuartos de final gracias a un gol de Pandiani.

Y en cuartos, una fase que el Dépor nunca había superado, tocó el Milán de Kaká, Pirlo y Shevechenko. Precisamente esos tres jugadores, con doblete del brasileño, fueron los que neutralizaron el 0 a 1 inicial anotado por Pandiani. El Dépor se marchaba de San Siro con un 4 a 1 que dejaba la eliminatoria prácticamente sentenciada para la vuelta.

Un partido que tuvo lugar el 7 de abril de 2004. Riazor cumplió con la cita, no siempre visitaba A Coruña un rival tan ilustre como el Milán. A los siete minutos se encendió la mecha de una noche mágica. Romero lanzaba un centro al área, a media altura pero no al corazón mismo donde esperaban los experimentados centrales milanistas, sino al borde mismo, alejado de ellos, donde esperaba Walter Pandiani.

El uruguayo controló de espaldas y girándose ante el mismísimo Paolo Maldini, empaló un disparo raso y seco que sorprendió a Dida. El tempranero 1 a 0 animó al equipo, que comenzó a desplegar su brillante fútbol combinativo. Pasada la media hora, Albert Luque lanzaba un precioso centro con rosca al área pequeña. Allí estaba Dida, pero el brasileño midió mal su salida, y Valerón, al quite, anotó a placer el 2 a 0.

Riazor comenzaba a creer en la remontada, pero todavía quedaba un gol, muchos minutos por delante, y el Milán, como buen equipo italiano, no necesitaba mucho para anotar. Al borde del descanso, llegó la jugada que encumbró a Luque y lo metió para siempre en el corazón de los deportivistas.

Corría el minuto 44 cuando Molina se disponía a sacar de puerta. Un pelotazo de los suyos que buscaba la cabeza de Pandiani, pero ni él ni su par alcanzaron a rozar el estérico, que botó alto. La defensa milanista se tragó el bote, y allí apareció Luque, listo y rápido como el que más, para llevarse el estérico con el muslo izquierdo, acomodárselo con la derecha, y lanzar un misil con la izquierda a la escuadra milanista, ante un estático Dida.

3 a 0, locura en Riazor, y 45 minutos por delante para mantener un pase a semifinales, que ya estaba en el bolsillo. En la segunda parte, Riazor llevó en volandas a un equipo que jugaba como los ángeles, y que acababa de dejar a su rival desangelado. La puntilla llegó en el minuto 76…

Víctor centró desde la derecha, pero ni Valerón ni Cafú acertaron a tocar el balón, que botó alto y fue a parar al hombro de Fran, que sorteó con habilidad a Gattusso en su control. Tras dejar botar el estérico en el suelo, lanzó una semivolea que golpeó a Cafú y despistó a Dida, haciendo el 4 a 0 definitivo para el Deportivo.

Fue una noche mágica, que encumbró al conjunto coruñés como un grande de Europa y a Luque, como el gran extremo que fue. Luego, en semifinales frente al Oporto de Mourinho, el Dépor no pudo ratificar su campaña histórica con el pase a la final de Champions. Una pena, porque el los coruñeses podrían haber hecho bueno contra el Mónaco el dicho de final que juega, final que gana, y vengar así la dolorosa derrota de meses atrás.

Con todo, y pese a la derrota por la mínima ante el Oporto que apeó a los de Irureta de la final, esa temporada será recordada por la histórica remontada del Dépor al Milán. Uno de los mejores partidos de toda la historia de la Champions.

Palabra de Riazor

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Got anything to say? Go ahead and leave a comment!